TALLERES  DE  LECTURA

Se  realizaban   talleres de lectura  tres veces a la semana en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de la comuna,  a los internos que lo requierían.

Estos  talleres  derivaban  en pequeños talleres literarios, donde ellos creaban  sus respectivos poemas  y posteriormente lo difundían  en recitales poéticos a los internos y a sus respectivas familias.